En esta entrada, les comparto parte de mi historia con SOP, cómo me di cuenta, cuáles son los síntomas y como esto influyó para que me costara quedar embarazada.

A los 20 años fui diagnosticada con síndrome de Ovarios poliquísticos (SOP), sin embargo, desde mucho antes presentaba algunos síntomas tempranos.

Fue en el 2010, cuando comencé a tener atrasos en mi período de más de 3 meses, comencé a engordar y estaba más velluda que nunca. Un año antes había estado en chequeo con una doctora, que lastimosamente no pudo diagnosticarme ni darme el tratamiento correcto, razón por la que cambié de médico.

En mi primera visita con el DR. Cruz, expuse mi caso, que, desde hacía algún tiempo, tenía período irregular, dolores fuertes cada mes y que en ese momento estaba con el retraso más largo que había atravesado. El diagnostico fue Síndrome de Ovarios poliquísticos.

En aquel momento (tenía 20 años), no estaba en mis planes ser mamá a corto plazo, sin embargo fue algo que si se conversó, el me explicó que si se puede concebir, sin embargo por los periodos irregulares y falta de ovulación es un poco más complicado, además para las mujeres que tenemos SOP es menos asertivo darnos cuenta si estamos o no embarazadas, ya que un retraso, no es siempre una pancita, sino, un periodo más largo de lo habitual en la mayoría de ocasiones.

¿Qué es el síndrome de ovarios poliquísticos?

SOP, es una patología bastante común, lo desarrollan entre un 6 y 10% de las mujeres en edad fértil. Está asociado a un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas, lo cual puede provocar cambios en el ciclo menstrual, quistes en los ovarios, dificultad para quedar embarazada y en ocasiones, otros problemas de salud como problemas metabólicos, problemas de la piel como acné y aumento de vello en distintas partes del cuerpo (incluyendo rostro).

Las causas:

Se desconoce su causa, sin embargo, como mencioné anteriormente esta relacionado con un desequilibrio hormonal.

En las mujeres, los ovarios fabrican las hormonas estrógeno y progesterona, así como andrógenos, estos últimos también son fabricados por las glándulas suprarrenales. Estas hormonas regulan el ciclo menstrual, así como la ovulación (el momento en que se libera el óvulo).

En el caso de las pacientes con síndrome de ovario poliquístico, sus cuerpos fabrican cantidades de andrógenos más elevadas de lo normal. Las investigaciones también indican que es posible que sus cuerpos produzcan demasiada insulina, lo que hace que sus ovarios liberen una cantidad excesiva de hormonas masculinas.

¿Qué síntomas te permiten identificarlo?

  • Ausencia del periodo menstrual después de haber tenido uno o más periodos menstruales normales durante la pubertad.
  • Periodos menstruales irregulares, que pueden ser intermitentes y también variables en la cantidad de flujo (muy poco o muy abundante).
  • Vello corporal extra que crece en el pecho, el abdomen y la cara, al igual que alrededor de los pezones.
  • Acné en cara, tórax o espalda.
  • Cambios en la piel tales como marcas y pliegues cutáneos gruesos u oscuros alrededor de las axilas, las ingles, el cuello y los pechos.

Otra característica común, es el aumento de peso y la obesidad. Por lo que es frecuente que el médico recomiende bajar de peso y controlar la alimentación, además que tener un peso ideal favorece las posibilidades de concebir.

Así que, si presentas alguno de estos síntomas, te recomiendo que visites lo más pronto posible a tu ginecólogo de confianza.

Continuando con mi caso, por varios años, estuve en tratamiento para regular mi periodo con pastillas anticonceptivas, esto también ayuda a disminuir el acné y la cantidad de vello corporal.

A mediados del 2014, ya estaba casada y deseosa de ser mamá, por lo que acudimos al ginecólogo para suspender anticonceptivos y prepararnos para concebir.

Fue así que intentamos por casi un año de forma natural, sin éxito. Yo comencé a deprimirme y a frustrarme. Recuerdo claramente como, con cada atraso en mi periodo me ilusionaba, compraba una prueba y lloraba desconsoladamente cuando recibía el resultado negativo.

Siempre oraba y le pedía mucho a Dios porque me concediera la dicha de ser mamá, tenía miedo de no lograrlo, se que muchas mujeres atraviesan esa etapa o puede que vos que estas leyendo esto, lo estés padeciendo. Así que ánimos y ten mucha fe.

Luego de este periodo de tiempo, buscamos asistencia, por lo que el siguiente paso fue comenzar un tratamiento para ovular, la tarea era encontrar la dosis perfecta para mi cuerpo, a los dos meses desarrollé un quiste de 7x4cm que casi me lleva a cirugía, pero gracias a la buena gestión de mi médico, logramos deshacernos de el con tratamiento oral.

Una vez solucionado esto, continuamos intentando, estuvimos así por varios meses. Parte de los factores que me afectaban, era el estrés, en aquel momento tenía prácticamente tres trabajos, iba a la universidad y atendía mi hogar, por lo que algo que me ayudo mucho fue soltar varias de estas cosas y relajarme.

Soy una persona de fe y estoy segura de que Dios estuvo todo el tiempo presente, aprendí a desprenderme y a dejar todo en sus manos. Sé que gracias a Él y a mi médico, el 01 de junio del 2016 logré ver mi tan ansiado positivo y ¡vaya sorpresa la que me esperaba!

Y eso es algo que les contaré en detalle en un siguiente posteo.

Si tienes preguntas sobre el Síndrome de Ovarios poliquísticos, te invito a que dejes tu comentario, o bien, que me envíes un email con tu duda a [email protected]

En estos días estaré anunciando por mis redes sociales una entrevista en vivo con mi ginecólogo y el estará respondiendo las preguntas que ustedes hagan.

Espero te haya gustado este post, comparte en tus redes sociales si así fue.

¡Un Abrazo! ❤